jueves, 25 de mayo de 2017

Nueva amenaza a la seguridad y soberanía alimentaria en Bolivia
PROBIOMA·MIÉRCOLES, 8 DE JUNIO DE 2016

En las últimas semanas los medios de comunicación han difundido la posición del sector del agronegocio en Bolivia que, ante las pérdidas de los cultivos de soya y maíz por el ataque de plagas, como es el caso del cogollero (Spodoptera frugiperda), ha montado un show mediático con el propósito de presionar al gobierno para que se apruebe la introducción del maíz transgénico (Bt) y un nuevo evento de soya transgénica.

Cabe aclarar, que el ataque de plagas se produce porque no se han tomado medidas preventivas de control y/o porque los efectos del cambio climático, como es el caso de la sequía o escasez de lluvias, hacen que las mismas se incrementen. Esto es lo que ha ocurrido en los predios en los que el ataque de dicha plaga se presentó.

Es de conocimiento que cualquier medida de control y de mejora del rendimiento, depende de la calidad del manejo del cultivo, los suelos, del clima y de la semilla. En el caso de las semillas transgénicas, estas han sido diseñadas solo para ser tolerantes a determinados herbicidas y/o producir su propio insecticida. El más claro ejemplo es la soya que, a 12 años de haberse introducido la semilla de soya transgénica, los rendimientos se mantienen en los mismos niveles que la semilla convencional, lo que sí se ha incrementado es el uso de herbicidas e insecticidas en un 400%.

Por todo lo anterior, no se justifica la introducción de transgénicos en Bolivia, para resolver la crisis del agronegocio que se ha agudizado por la aplicación de su propio modelo que es insostenible y depredador del medio ambiente. Por lo tanto, el argumento de que para frenar el ataque del gusano cogollero en el cultivo de maíz es preciso introducir el maíz transgénico, es una falacia porque si se aprueba no resolverá el problema del ataque de este insecto.

Por otra parte, se vuelve evidente el riesgo de contaminación de las diversas variedades y razas de maíz que existen en Bolivia y que son la base de la dieta alimentaria de las y los bolivianos. Nuestro país es considerado centro de origen secundario de maíz, porque tenemos la mayor cantidad de razas del mundo. Bolivia tiene 77 razas identificadas, le sigue México con 69 , después Perú con 66 y Argentina con 47. Dichas razas nativas están distribuidas en todo el país, desde las tierras altas hasta las tierras bajas de la Chiquitanía, Chaco y Amazonía. Por esta razón es que la introducción del maíz transgénico contaminará irreversiblemente todas nuestras variedades de maíz, atentando aún más contra la seguridad y soberanía alimentaria de los bolivianos.

El argumento de los sectores de la agroindustria que toma como base informes sesgados de la OMS y la FAO, no tiene consistencia científica porque dichas organizaciones no han mencionado que los transgénicos no causen impactos sociales y ambientales. En este sentido, la representación de la FAO en Bolivia deberá aclarar su posición al respecto.
El informe científico de la entidad NAS (National Academy of Sciences) de la que se tomaron los argumentos para que el gobierno boliviano considere la legalización de la introducción del maíz transgénico, establece una posición distinta a quienes promueven los transgénicos en Bolivia. Dicho informe describe que las técnicas usadas en ingeniería genética han dado espacio a cambios inesperados en el genoma en niveles mucho más altos que con las técnicas de cultivos clásicos o convencionales.

Sin embargo, el maíz transgénico, llamado “betito” ha sido introducido ilegalmente al país y se estima que existen al menos 40.000 hectáreas sembradas en el Chaco y en el norte integrado del departamento de Santa Cruz. Esta es una vieja estrategia ya empleada antes para la introducción de la soya transgénica. Es decir, inundar los campos con transgénicos para después presionar al gobierno para su legalización ante los hechos consumados.
El gobierno en el día del Medio Ambiente nos ha “regalado” el reglamento del Decreto Supremo 2452 sobre el etiquetado de alimentos transgénicos, que no va modificar en nada los actuales cultivos de estos en el país, por el contrario los agronegocios lo están utilizando para presionar la legalización de más cultivos transgénicos, con el argumento que los consumidores están informados, por lo tanto que ellos decidan libremente en el mercado. En la cumbre agropecuaria del 2015 se revivió el etiquetado que ya estaba contemplado en la Ley de la REVOLUCIÓN PRODUCTIVA COMUNITARIA AGROPECUARIA del año 2011(artículo 15, numeral 3) que nunca se aplicó.

Ahora con el rimbombante termino de Organismo Genéticamente Modificado quieren enterrar el termino de transgénicos que se usa ampliamente y es conocido por los consumidores, asimismo la etiqueta se cambió de rojo al amarillo porque ofendía a los agronegocios. En este sentido, el etiquetado se convierte en el caballo de Troya de los agronegocios y del gobierno para avanzar en la legalización de más cultivos transgénicos en el país.

Por lo mencionado, hacemos un llamado, a las organizaciones de la sociedad civil, consumidores y agricultores a pronunciarse y movilizarse al respecto, ya que este nuevo atentado a la seguridad y soberanía alimentaria bajo argumentos falsos, no debe ser permitido y el gobierno debe establecer una posición clara de no permitir el ingreso de transgénicos a Bolivia y sancionar a todos los que han introducido y sembrado ilegalmente maíz transgénico, en el marco de lo establecido por la CPE, la Ley de la Revolución Productiva, la Ley de la Madre Tierra, etc.
Santa Cruz, 07 de Junio del 2016

POR LA PLATAFORMA AGROECOLÓGICA DEL TRÓPICO Y CHACO
PROBIOMA Antonio Sanjinez
CIPCA – Santa Cruz Isabel Mamani
CODAPMA Alejandra Crespo
Consumidores Rodrigo Lampasona
INCADE Adriana Montero


martes, 6 de octubre de 2015



Se extiende el uso de bioplaguicidas


El inicio del proceso en el laboratorio de PROBIOMA para la obtención de los microorganismos que serán colocados en bandejas para su incubación.

-----------------------------------------------------------------------------------------
Eulalio Grimaldes J. (EL DEBER RURAL)


Uno de los problemas de la agricultura tiene que ver con las pérdidas considerables que genera el ataque de plagas a los sembradíos. Por eso, se ha desarrollado una serie de soluciones como los insecticidas químicos. No obstante, su uso indiscriminado ha generado contaminación del ecosistema. A raíz de esto se han desarrollado los bioinsecticidas o biopesticidas, una alternativa amigable con el medioambiente. 

En los últimos 17 años se han fumigado con pesticidas orgánicos en todo el país un total de 391.074 hectáreas. Durante ese mismo periodo se sustituyeron 262.555 litros de agroquímicos (ver infografía). 

En 1998 se fumigaron 318 hectáreas y en 2014 se dio el salto hasta llegar a las 63.979 hectáreas. 

Los bioinsecticidas tienen distintos orígenes, y entre los principales están el microbiano y el bioquímico. 

Su utilización tiene grandes beneficios para el mundo en general, ya que poseen una nula o mínima toxicidad para todos los seres vivos y la tierra, manteniendo su efectividad en el combate de las plagas. 

Laboratorio 

Desde hace más de 20 años PROBIOMA realiza investigaciones para desarrollar una opción para los plaguicidas químicos y ha logrado importantes avances en este segmento, elaborando productos certificados para la utilización en cultivos, según asegura su director, Miguel Ángel Crespo. 

“A mediados de los 90 había poca investigación sobre los plaguicidas orgánicos, solo algunas tesis universitarias y estudios menores, por eso nos animamos a encarar esta empresa y empezamos casi desde cero”, señala Crespo, que se muestra satisfecho con lo alcanzado hasta ahora. 

El director de PROBIOMA indica que en el mercado nacional no habían los implementos necesarios para armar un laboratorio específico. No obstante, para consolidar el proyecto tuvieron que encargar a empresas de metalmecánica y de plásticos, que les fabriquen varias piezas. “Tuvimos que inventar algunos equipos que hasta hoy seguimos utilizando”, agrega Crespo, que asegura que los precios de los biopesticidas son un 5% o 10% más que el de los químicos, pero que al final el beneficio es mayor. 

Productos 

Actualmente PROBIOMA tiene pesticidas orgánicos para diferentes cultivos. PROBIOMET, es un controlador biológico de plagas agrícolas certificado, producido a base de un hongo entomopatógeno que es enemigo natural de plagas que pertenecen al orden de los coleópteros, lepidópteros y hemípteros. Es uno de los productos estrella del laboratorio. 

Se utilizan 100 gramos de probiomet, que cuestan Bs 120, por hectárea para controlar plagas como la anticarsia, salivazo, cigarrita y el gusano cogollero, en cultivos de hortalizas, cítricos, soya, maíz, frejol, frutales, papa, trigo, sésamo, quinua, pastos, ají, tomate, girasol, arroz, caña de azúcar y algodón. 

El TRICODAMP es un producto a base del hongo trichoderma spp, antagonista natural de hongos fitopatógenos, especialista en el control de enfermedades en el suelo. 

Es también un biorremediador ya que degrada agentes tóxicos y desechos peligrosos. 

El PROBIOBASS es un producto a base de un hongo entomapatógeno que controla diversas plagas como ser: chinches, picudos, brocas, gorgojos, escarabajos, gusanos, etc. 

En el laboratorio también se produce el BIOGAL, un abono foliar orgánico elaborado a base de gallinaza, estiércol, melaza, leche, chacahuano y otros ingredientes que tienen todos los macro y micronutrientes esenciales para una buena producción, con resultados superiores a los abonos químicos. 

Experiencias 

Erick Belmonte, un productor de sorgo y soya, asegura que los bioinsecticidas son efectivos pero que no los utiliza debido a su costo. “Hace años eran más caros que los insecticidas químicos. Solo los utilizo para cultivar lechuga a pequeña escala”. 


Por su parte, Jean Carlo Landívar señala que utiliza insectos en sus cultivos. “Hay actualmente una ola ecológica que debemos acrecentar para que obtengamos alimentos más saludables”.


http://www.eldeber.com.bo/especiales/extiende-bioplaguicidas.html

viernes, 27 de septiembre de 2013


En Filipinas, Agricultores de maíz OGM Endeudados

Desde el principio, siempre ha habido preocupación sobre los estragos que los cultivos OGM (Organismos Genéticamente Modificados) pueden estar teniendo en el ambiente y los efectos de salud que podrían tener en los consumidores. El aspecto financiero/ material- mayor producción, más gente alimentada, etc.- parece ser el factor redentor.  

Siempre ha habido protestas en contra de la “invasión” y producción de maíz y berenjena Bt. Bt significa Bacillus thuringiensis, el organismo donante en las plantas genéticamente manipuladas. Los que protestan son a veces etiquetados de “puristas” que se ponen en el camino del avance de la ciencia.

Entre los defensores de los productos agrícolas libres de OGMs están Masipag (Magsasaka at Siyentipiko para sa Pag-Unlad ng Agrikultura) y Greenpeace.  Masipag es una red de grupos de agricultores, científicos y ONGs que apuntan a mejorar la calidad de vida del agricultor “a través del control de sus recursos genéticos, tecnología agrícola y conocimientos asociados.” Y están los grupos de consumidores que ahora están levantando la voz para asegurarse que la comida en su mesa sea libre de OGMs.  

Masipag recientemente ha publicado un libro el cual explica los efectos adversos del maíz OGM en agricultores, y muestra “evidencia del fracaso” de lo que se suponía que daría a los agricultores mayor producción y mejores ingresos. El libro,  “Impacto Socioeconómico de Maíz GM en Filipinas,” es una revelación para aquellos que parecen enamorados con las llamadas variedades de alta producción que prometen alimentar a los hambrientos de este mundo.  

El Dr. Chito Medina, coordinador nacional de Masipag, dice en el prefacio del libro: “Los promotores de los cultivos GM siempre recitan una letanía de beneficios, incluyendo mejor producción, menos uso de pesticidas, menos intensidad de trabajo y mejores ganancias para los agricultores a pesar de la falta de evidencia suficiente.” Estos supuestos beneficios son promovidos sin considerar otros factores socio- económicos, añade. Y mientras la evidencia de los efectos adversos de los OGMs en la salud y el ambiente se acumulan, los datos del impacto socio- económico de los OGMs son rara vez y dramáticamente descubiertos, subraya.

El libro expone la explotación de agricultores pobres por parte de los comerciantes de maíz locales quienes, declara Masipag,  “juegan un rol en la proliferación de los OGMs y los cambios en la estructura de posesión y control de las tierras, recursos naturales y genéticos como resultado de la producción de maíz OGM. ”El libro también expone cómo las corporaciones agroquímicas transnacionales están obteniendo grandes beneficios de las semillas GM y los insumos químicos.  

El gobierno filipino ha aprobado la propagación comercial del maíz Bt hace unos 10 años. Masipag dice, “desde ese entonces, ocho variedades de maíz OGM han sido aprobadas para propagación comercial en la forma de maíz Bt, maíz RR y una combinación de rasgos piramidales y apilados de los mismos eventos transformativos GM. En el mismo período, 59 cosechas/ eventos OGM también han sido aprobados para importación para uso directo como alimento, alimento para animales o para procesamiento.”

Masipag añade y advierte que los alimentos OGM tales como la berenjena Bt y el Arroz Dorado también han sido “testeados en campo” y se espera que estén listos para su comercialización.

En el año 2000, afirma el libro, los agricultores fueron seducidos por el precio introductorio del maíz GM el cual era casi el mismo que el maíz híbrido regular. Cita el caso de Cuartero, Capiz, donde el maíz Roundup Ready GM (maíz RR) costaba sólo P$2,800 por bolsa de 18 kilos, lo cual sirve para una hectárea. En 2008, el costo se elevó a  P$ 4,600 por una bolsa de 9 kilos y P$9,200 por dos bolsas de semillas de maíz RR. Los precios de los fertilizantes y pesticidas también han incrementado.

Los agricultores recurrieron a los comerciantes y prestamistas para préstamos con intereses en un rango de 20 a 40% durante los cuatro meses de la temporada de cosecha. También se vieron obligados a vender a los comerciantes a precios más bajos que el mercado.  

Al final, los insumos (semillas, fertilizantes, pesticidas) consumían alrededor del 40 a  48% de los gastos totales del agricultor por temporada. Y todo esto iba a los comerciantes/financistas de maíz y corporaciones agroquímicas. Los agricultores que no pueden pagar terminan perdiendo el control de sus tierras, o perdiéndolas con el fin de evadir problemas legales.

Como dijo un agricultor de Pangasinan, “Nakain mo na, di mo pa naani.” (Ya has consumido lo que aun no has cosechado.) Terminan acarreando bolsas vacías. Para citar de nuevo a un agricultor quien hizo explotar en risas e ira al público: “Kaming magsasaka, naging magsasako.”

La investigación de Masipag fue conducida desde febrero hasta marzo del 2012.  Masipag condujo grupos de discusión enfocados (FGDs) con agricultores de maíz y entrevistas con informantes clave (líderes comunales, oficiales gubernamentales locales y regionales, agricultores municipales y oficiales regionales del Departamento de Agricultura). Un total de 166 agricultores participaron en los FGDs en áreas de casos compuestas por 12 barangays y siete provincias productoras de maíz GM en Luzon (4), Visayas (4) y Mindanao (4). Las provincias de Isabela, Pangasinan, Bukidnon, Sultan Kudarat y South Cotabato pertenecen a las 10 principales provincias productoras de maíz, Isabela posee el 34% de las hectáreas del área de maíz GM en Filipinas.

Para más inquietantes descubrimientos de la investigación de Masipag, visite su página webhttp://masipag.org/

Greepeace da su propia lucha en contra de la berenjena Bt, el Arroz Dorado y otras “invasiones OGM” en las cortes (Greenpeace, Masipag et al. versus UPLBFI, UPLB-IPB, DENR-EMB. DA-BPI and PFA).

martes, 27 de agosto de 2013

Estudiantes de la Universidad de Berna, Suiza, conocen  el aporte de PROBIOMA en la producción Ecológica



Estudiantes de distintas disciplinas de la Universidad de Berna, Suiza, llegaron a Bolivia para conocer distintas experiencias de producción en las diferentes Ecoregiones de nuestro país. El lunes 19 y martes 20 de agosto estuvieron en Santa Cruz, visitaron las instalaciones de INBIOTEC – PROBIOTEC donde se les proporcionó información  sobre la problemática de la producción de transgénicos en el departamento y en todo Bolivia. Aprovecharon para hacer una visita a las parcelas de producción Ecológica que desarrolla PROBIOMA en las instalaciones de PROBIOTEC en San Luis.

El martes 20 de agosto el grupo de estudiantes visitó la zona norte de Santa Cruz, visitaron parcelas de producción de soya y maíz en la Comunidad de San José del Norte donde utilizan los productos Biológicos, aprovecharon para visitar una experiencia de producción del cultivos de la Chia.

El recorrido de los estudiantes tenía previsto visitar los silos de EMPA en la zona norte, lamentablemente los funcionarios no permitieron el ingreso de los visitantes y tampoco quisieron brindar información del trabajo que realiza ésta institución pública, siendo que se solicitó anticipadamente autorización para esta visita.

Después de Santa Cruz, el grupo de estudiantes tenía programado hacer un recorrido por el Chapare y conocer la experiencia de la producción de Coca y luego conocer experiencias de los cultivos andinos, en Oruro y La Paz.

Hay que destacar que la principal motivación de la visita de los estudiantes de la Universidad de Berna– Suiza, era conocer el aporte que realiza PROBIOMA en la producción Ecológica en los distintos tipos de cultivos en Santa Cruz y en toda Bolivia.

viernes, 23 de agosto de 2013

Talleres de información y sensibilización sobre la importancia de la Reserva Municipal de Vida Silvestre Tucabaca

En coordinación con el Director de la Reserva Municipal de Vida Silvestre Tucabaca, el Ing. Richard Rivas, con el Presidente del Comité de Gestión de la Reserva de Vida Silvestre Tucabaca que también es Presidente del Comité Cívico de Roboré, Ruben Darío Arias y PROBIOMA, se llevó adelante talleres de información y sensibilización con las comunidades de San Lorenzo Viejo y San Lorenzo Nuevo del Municipio de Roboré. Este primer taller se llevó adelante el día sábado 17 de agosto con ambas comunidades en la casa del Pueblo de San Lorenzo Viejo, donde el director de la Reserva dio una explicación extensa de la Importancia de la Reserva y las funciones de los Guardaparques, solicitando el apoyo de todos los comunarios para que entre todos se pueda desarrollar un mejor control y gestión de la Reserva. Al mismo tiempo explicó algunas amenazas que sufre la Reserva, y la necesidad del apoyo de los comunarios para controlar actividades ilegales como la cacería ilegal por personas ajenas a sus comunidades, los incendios, y el ingreso de personas que buscan reservas de minerales.

Por su parte, el presidente del Comité de Gestión de la Reserva Municipal de Vida Silvestre Tucabaca, Ruben Dario Arias, habló de la necesidad de que todas las comunidades participen en el Comité de Gestión para apoyar en la Conservación del Área Protegida y al mismo tiempo se pueda buscar financiamientos para apoyar a todas las comunidades que rodean o que están dentro de la Reserva.





Nosotros (PROBIOMA), presentamos las grandes amenazas que tiene la Reserva, hablamos de la Minería, que hasta la fecha se mantiene como una de las principales amenazas para la Reserva, por encontrarse las concesiones mineras en las Serranías de Santiago de Chiquitos, dentro de la misma Reserva. Al mismo tiempo se destacó la unidad de las distintas comunidades del Municipio de Roboré y que  rodeando a la Reserva, en distintas ocasiones rechazaron el ingreso de las empresas Mineras: el año 2009 le negaron el ingreso a la empresa Kyleno y el 2012 a la empresa Monte Carlos.

miércoles, 10 de julio de 2013

Hay que controlar el consumo de Agroquímicos y NO darles facilidades para su uso.


Estamos ante otra gran amenaza contra nuestra biodiversidad, nuestra salud y contra la misma Seguridad Alimentaria de los bolivianos. El Arancel cero a los agroquímicos permitirá que los productores utilicen sin control ni medida más agroquímicos en los alimentos que todos consumimos.