lunes, 20 de junio de 2011

La desinformación como herramienta para confundir a la población

Lic. Sara Crespo Suárez
Socióloga

En el diario EL Deber del 15/6/11 salió la nota de prensa sobre la aprobación en grande de la Ley de revolución productiva, comunitaria y agropecuaria que incorpora la producción, importación y comercialización de productos genéticamente modificados o transgénicos (art. 15 y 19). Ésta Ley ha generado un sinnúmero de críticas al gobierno del Defensor de la Madre Tierra, el Pte. Evo Morales, por parte de organizaciones ambientalistas y movimientos sociales de todo el continente.

Es indignante ver la soltura con que la gente del partido de gobierno se desentiende de sus luchas anteriores. La lucha en contra de los transgénicos en una lucha por la soberanía alimentaria.

En la mencionada nota de prensa hay declaraciones de la Ministra de Desarrollo Productivo, Ana Teresa Morales, y de la Diputada Betty Tejada (del MAS) indicando que en el gobierno de Carlos Mesa (2005, hace 6 años) se aprobaron los transgénicos y ahora se debe legislar sobre ellos.

Al respecto es necesario hacer algunas puntualizaciones:

• El 26 de enero del 2005 el Comité de Bioseguridad aprobó el informe de los tres ensayos, presentados por el Comité Regional de Semillas de Santa Cruz dando lugar a la Resolución Nº 016/05 de fecha 14/02/05 que autoriza la “Liberación Ambiental para cultivos transgénicos e importación de producción de semilla y producción agrícola”.

• El 4 de abril del 2005 el Comité de Bioseguridad, con excepción de uno de sus miembros, recomendó la aprobación del informe del SENASAG, que determina la no existencia de riesgos de la soya RR, con lo que el Viceministerios de Recursos Naturales promulgó la Resolución Nº 44/2005 de fecha 5 de abril de 2005 a través de la cuál autoriza la utilización de soya genéticamente modificada resistente a glifosato, para la elaboración de alimentos y bebidas a nivel nacional.


• El 7 de abril del 2005 fue emitida la Resolución Multiministerial Nº 001/2005 en base a los Dictámenes Técnicos 12/05 y 14/05 y las Resoluciones Administrativas 16/05 y 44/05, autorizando la producción agrícola de semillas, procesamiento, comercialización interna y externa de soya genéticamente modificada resistente a glifosato evento (40-3-2) y sus derivados. El 1 de julio del 2005, fue promulgado el D.S. 28225 que eleva a rango de Decreto Supremo, la Resolución Multisectorial Nº 001/2005, en su artículo único dice:

“Articulo 7.- Encomendar al Ministerio de Desarrollo Sostenible y al Ministerio de Asuntos Campesinos y Agropecuarios, la elaboración de una normativa específica para la aplicación de buenas prácticas agrícolas tendientes a velar por la sanidad y manejo integrado de plagas, la fertilidad, la conservación de suelos, el control del avance de la frontera agrícola, entre otros, así como, el diseño de un mecanismo de seguimiento y monitoreo ambiental del cultivo de la soya en general.”

Al parecer nuestros legisladores legislan sin informarse bien siquiera de las normas vigentes, pues en 2005 sólo se aprobó el ingreso de la soya transgénica RR (resistente al glifosato) y no así indiscriminadamente cultivos que son la base de la alimentación de los bolivianos como se pretende hacer hoy.

Por otro lado, éstas normas son de hace 6 años, es decir que en 6 años el gobierno no ha sido capaz de reglamentar la producción de la soya transgénica lo que se ha traducido en un incremento desmesurado de este cultivo. Según datos de la Asociación de Proveedores de Insumos Agropecuarios (APIA), hasta el año pasado, del total de la siembra de soya, el 90% es producto genéticamente modificado.

Otra aberración en las declaraciones publicadas es aquella de la diputada Betty Tejada quien, según la nota de El Deber, precisó que se debe establecer una diferencia entre alimentos genéticamente modificados y los transgénicos. Tal diferencia no existe, los alimentos genéticamente modificados son Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o transgénicos, SON LO MISMO!!!

Es realmente preocupante que se pretenda aprobar tan aceleradamente una norma que va en contra de los principios constitucionales, de los convenios internacionales de los que Bolivia es signataria y de la salud de la población en general y de la Madre Tierra en particular. Todo con la excusa de que ya los neoliberales lo hicieron antes. No es posible que se pretenda borrar con el codo todo lo que se escribió con la mano. Donde queda el famoso discurso de nuestro presidente, hace poco más de un año, en la I Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra (CMPCC) en que hizo tanto énfasis contra los transgénicos?

Fuentes:
Pagina Siete
http://www.agrobio.org
Gaceta oficial de Bolivia www.gacetaoficialdebolivia.gob.bo

No hay comentarios:

Publicar un comentario