martes, 3 de enero de 2012

DAN LUZ VERDE A LA DESTRUCCIÓN DEL LA RESERVA DE VIDA SILVESTRE VALLE DE TUCAVACA, SERRANÍAS DE SANTIAGO Y SERRANÍAS DE CHOSHIS



El 17 de marzo de este año, la Viceministra de Medio Ambiente, Cynthia Silva, firmó la licencia ambiental para el Proyecto Minero Siderúrgico “Naranjos” de SIDERESTE, el mismo que pretende desarrollarse dentro de un Área Protegida, la Reserva Municipal de Vida Silvestre Valle de Tucavaca.

Las concesiones de SIDERESTE se encuentras en la Zona de Protección de Cuencas y Paisajes de la Reserva (en las Serranías de Santiago). Sin embargo la empresa, en el resumen de EEIA presentado al municipio, no hace una adecuada valoración de la diversidad biológica del área y mucho menos reconoce el impacto que tendrá sobre el elemento agua, al contrario manifiesta que no habrá impacto puesto que “la zona del proyecto es seca”.  


Si bien se encuentran quebradas temporales y cuerpos de agua intermintetes que son afectadas por la época seca, según el plan de manejo éstas son las que aportan a los caudales de los Ríos Aguas Calientes y Tucavaca. Y es que en esta zona donde  se genera la mayor parte del agua de la región que luego nutre los bañados de Otuquis en el Pantanal.


Proteger las nacientes de agua es uno de los objetivos principales de la Reserva, mismo que se verá seriamente afectado por la actividad de la mina en las serranías.


Es lamentable la acción de las autoridades nacionales que muestran el desconocimiento o falta de interés por los beneficios que esta Área Protegida representa para la región y las comunidades de la zona, quienes han expresado que no aceptan la instalación de proyectos mineros en la Reserva.


Por tanto en base al derecho al  medio ambiente reconocido por la constitución, las comunidades locales pueden denunciar y cuestionar este tipo de proyectos que ponen en riesgo los ecosistemas y la disponibilidad del agua para las generaciones futuras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario